Aceite de argán y aceite de oliva: diferencias y usos

Aceite de argán vs aceite de oliva: diferencias y usos

 

La calidad del aceite de oliva virgen frente a los de maíz, soja o similares es notoriamente superior. Pero en los últimos años, el aceite de Argán ha demostrado ser uno de los mejores aceites que existen, fundamentalmente para usos cosméticos y nutricionales por sus propiedades antioxidantes, calmantes y regeneradoras.

 

En cocina natural, el aceite de Argán es muy codiciado por su intenso sabor tostado y su altísimo contenido en ácidos grasos esenciales. Es uno de los nuevos descubrimientos culinarios por su sabor y los beneficios que ofrece para la salud.

 

Diferencias entre el aceite de oliva y el aceite de Argán

 

El nacimiento de dos árboles poderosos

 

El aceite de oliva virgen extra y el aceite de Argán puro se extraen de dos árboles llenos de historia.

 

El olivo era para los romanos "el rey de los árboles" y se convirtió en estandarte de toda la cultura mediterránea. Para ellos representaba la inmortalidad.

 

El aceite de Argán, por su parte, es el emblema de las tierras del sur de Marruecos, en donde las tribus bereberes le llaman "el Padre de Todos".

 

Al igual que el olivo, es también un símbolo sagrado y es considerado como una fuerza protectora. Es un árbol muy antiguo, que no puede cultivarse y que crece muy lentamente.

 

Propiedades del aceite de oliva y del aceite de Argán

 

Ambos aceites poseen propiedades altamente beneficiosas para nuestro organismo, gracias a su contenido de ácidos grasos monoinsaturados, aproximadamente entre un 70 y un 80%, y a sus antioxidantes naturales.

 

La vitamina E, uno de los tocoferoles que poseen, tiene incontables efectos positivos en nuestro organismo, además de los que aporta desde el punto de vista de la cosmética en general. Previene el envejecimiento celular y la aparición de arrugas, protege la piel y la alivia en aquellos casos en los que ha habido heridas o quemaduras. Fortalece, además, el cabello y las uñas.

 

Por estos motivos es que la industria de la cosmética emplea estos aceites en la elaboración de innumerable cantidad de productos de belleza y tocador: cremas, mascarillas, jabones, etc. Si deseas conocer nuestro catálogo, clica aquí.